ACUICULTURA - ESPAÑA: El 2009 ahoga al sector pesquero

Jueves, 7 Enero, 2010
A los problemas de los precios, el consumo, y a la crisis económica que se arrastraban desde 2008, se suman conflictos como el secuestro del Alakrana. En acuicultura, el panorama tampoco mejora: han cerrado empresas y ha disminuido el empleo.

BALANCE 2009: "Si el 2008 ha sido el peor año del siglo para el sector pesquero, en el 2009, los brotes verdes no se han dejado ver, a pesar de haberse recuperado los precios de los carburantes". De esta forma resume el secretario general de la Confederación Española de Pesca (CEPESCA), Javier Garat, cómo ha sido económicamente el año para este sector.

De hecho, añade, en declaraciones a AGROCOPE, que la crisis financiera ha mantenido "con la soga al cuello" al conjunto de armadores, sin darles tiempo a reponerse del "varapalo" del año 2008.

Según Garat, los pescadores han tenido que enfrentarse a lo largo de 2009 a dificultades a la hora de acceder a líneas de crédito y también a una cuenta de resultados por falta de rentabilidad. Esto se une a una caída de los precios en la venta y a una "contención del consumo" de los productos de mar.

TERROR POR LA PIRATERÍA

Este no ha sido el único drama que ha vivido el sector pesquero, también hay que mencionar el "infierno" que supuso el secuestro del Alakrana por parte de piratas somalíes. El atunero vasco, compuesto por una tripulación de 36 personas -16 españoles-, fue secuestrado en el mes de octubre, mientras faenaba en aguas internacionales, a 415 millas de las islas Seychelles y a 375 de la costa de Somalia.

Con el paso de los días, cuestiones relativas a cómo mejorar las medidas de seguridad en los pesqueros que faenan en aguas internacionales, administraciones y sector comenzaron a estudiar, más detenidamente, medidas de seguridad, hasta tal punto que el Gobierno aprobó un Real Decreto para permitir llevar agentes de seguridad privada con armamento de guerra en los buques.

El Alakrana fue liberado tras 47 días de secuestro con sus 36 marineros a salvo. Sin embargo, han sido muchas las críticas y opiniones sobre la gestión realizada por el Gobierno central respecto a este conflicto. "Hemos sufrido muchísimo y esperamos que la operación Atalanta permitan superar el problema", señala Garat.

ESTE SÍ... ESTE NO...

Las cuotas pesqueras, como cada año, han protagonizado el debate político. La buena noticia ha sido para la anchoa, ya que las presiones de Francia y España hicieron que la CE, diera su brazo a torcer y permitiera la apertura de la pesquería de esta especie en el Golfo de Vizcaya con un TAC de 5.400 tn para nuestro país y 1.600 para el galo.

La cruz la ha puesto el recorte del 40 por ciento del Total Admisible de Capturas de atún rojo, totalizando las 13.500 toneladas para 2010, que supondrá, según CEPESCA, la desaparición del 50 por ciento de las almadrabas, el desguace de parte de la flota artesanal del Estrecho, de palangre y línea del Mediterráneo y el cese de los cerqueros.

El Gobierno español, sin embargo, considera positiva la reducción, ya que, permitirá asegurar la sostenibilidad de las pesquerías.

EN LO QUE SE HA MEJORADO

En el lado positivo, el secretario general de CEPESCA destaca la reforma de la Política Pesquera Común para 2013 y el Reglamento de Control y Reglamento de la Lucha Contra la Pesca Ilegal, que comenzó su andadura, el pasado 1 de enero.

Esta normativa permitirá poner fin a la llegada de productos procedentes de actividades ilícitas mediante la certificación de su origen, de tal forma que las administraciones podrán rastrearlos en cualquier etapa del proceso: de la red al plato.

Garat también destaca como iniciativas positivas la firma de convenios con el Instituto Español de Oceanografía, para mejorar las relaciones entre sector y científicos.

EN ACUICULTURA...OBSTÁCULOS

2009 tampoco ha traído muchas alegrías el sector acuícola, según explica el gerente de la Asociación Empresarial de Productores de Cultivos Marinos (APROMAR), Javier Ojeda, muchas empresas han cerrado y otras que han despedido personal. Esta situación va unida a "una clara retracción en la demanda" de los productos acuícolas.

Según Ojeda, el sector sigue sufriendo un problema a la hora de informar al consumidor a la hora de comprar en cuanto al etiquetado de los pescados para conocer su origen y forma de producción. Con este panorama, el precio se convierte en un factor de compra "al vacío" sin "referencias" ni de calidad ni de otras propiedades que pueda tener el producto.

"La producción también se ha visto afectada por la venta final produciéndose un estancamiento". La acuicultura, explica, es una actividad "joven" que necesita crecer para alcanzar "economías de escala y competitividad en los mercados". Este sector, ha crecido entre un 15 y un 25 por ciento al año, pero no espera buenos daros para el año que se acaba de cerrar y "probablemente, tampoco vamos a crecer en 2010".

Respecto a los trabajos puestos en marcha, Ojeda destaca el esfuerzo que están haciendo en la reforma de la PPC, en concreto en la OCM de los productos de pesca y acuicultura, para que el nuevo marco normativo atienda a especificaciones de la acuicultura.

Ojeda pronostica que todos estos problemas propios del sector unidos a la situación económica "no dejarán al sector que salga, al menos hasta 2011, de este panorama que está dañando el futuro de nuestra actividad en España".