ACUICULTURA - ESPAÑA: El moderno cultivo del mejillón en Jerez

Lunes, 25 Febrero, 2008

La mayor durabilidad de las bateas supondrá un significativo descenso de los costes de producción y, por ende, una mayor productividad, hasta el punto de que podría duplicarse la rentabilidad de las explotaciones.

La producción del mejillón en Andalucía supera las mil toneladas y es continua la presencia de corrientes y oleajes en la costa, lo que dificulta el mantenimiento de los equipos de cultivo y afecta a su resistencia y durabilidad. Según Juan Manuel Lomas, gerente del Centro Tecnológico, «estas significativas diferencias hacen necesaria la modificación de las bateas andaluzas para hacerlas más competitivas».

El Centro Tecnológico de la Acuicultura cuenta ya con 25 asociados y está tramitando en estos momentos su incorporación a la Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía (RETA), de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa.

Mar de La Línea

Pescados y Mariscos Mar de La Línea, S. L., es una empresa joven y dinámica dedicada al cultivo de mejillón en bateas a través de cuerdas.

Actualmente, dicha empresa posee una concesión y autorización administrativa que la faculta para realizar la actividad de cultivos marinos en una extensión de un total de 876.752 metros cuadrados.

Mar de La Línea produce el mejillón en bateas flotantes, obteniendo excelentes resultados de calidad gracias a las magníficas condiciones de calidad y temperatura del agua.

La crianza de sus mejillones es totalmente natural y su cultivo se lleva a cabo en zonas de alta producción de microalgas, lo cual garantiza la alimentación continua y natural.

El mejillón cultivado por Pescados y Mariscos Mar de la Línea es el perteneciente a la especie Mytilus galloprovincialis, que dadas las ricas condiciones de crianza está disponible para su comercialización a los diez o doce meses.

En España, el cultivo por el método de cuerdas sumergidas es el más habitual, y en el caso de Mar de La Línea ha sido el adoptado dadas las características del medio.

Dicho mejillón tiene un aspecto externo más atractivo, por tener menos incrustaciones calcáreas en las valvas. Por este motivo, su textura es más lisa y su color negro brillante.

Este producto se puede encontrar en supermercados andaluces, a los que se ofrece en formatos de doce y quince kilogramos.

Para restauración y hostelería se oferta el de talla gigante, en formato de diez kilos, y el de talla pequeña para los clientes que prefieran ese tamaño. En un futuro próximo, la empresa pretende contar con formatos de 1,5 y de cinco kilogramos.