ACUICULTURA - ESPAÑA: Mar tramita la expropiación de terrenos para la piscifactoría de Pescanova en Xove

Viernes, 19 Febrero, 2010

La Xunta ha iniciado los trámites para la expropiación forzosa de los terrenos necesarios para realizar la ampliación de la piscifactoría que la filial de Pescanova, Insuíña SL, tiene en la playa de Lago, en Xove (Lugo), actuación incluida en el Plan Galego de Acuicultura.

El Diario Oficial de Galicia (DOG) publicó ayer la resolución por la que se abre a información pública el expediente para el embargo de los terrenos al considerar que la aprobación del plan sectorial "comporta la declaración de utilidad pública –de la superficie afectada– para los efectos de expropiación forzosa". Los titulares de los bienes afectados, y todas las personas y entidades interesadas, tienen 15 días de plazo para presentar las alegaciones que consideren oportunas ante la Dirección Xeral de Ordenación e Xestión dos Recursos Mariños.

El Consello da Xunta aprobó el plan sectorial de incidencia supramunicipal para la ampliación de la piscifactoría de la filial de Pescanova, que se dedica al preengorde y engorde de rodaballo, en abril de 2009. El proyecto de Insuíña supone aumentar la superficie de la planta hasta los 273.000 metros cuadrados y lograr una producción superior a las 1.900 toneladas de peces planos al año.

Al tratarse de una obra para aumentar el tamaño de instalaciones ya existentes los terrenos expropiados serán adquiridos por la Xunta y no se verán afectados por la modificación realizada por el Ejecutivo gallego en el plan acuícola y que permite a las empresas comprar en propiedad el suelo que necesitan para sus instalaciones. Por tanto, la Consellería do Mar adquirirá los terrenos y los cederá para su uso, mediante concesión administrativa y por un máximo de 30 años, a la compañía interesada.

Este es uno de los tres proyectos de Pescanova incluidos en el Plan Galego de Acuicultura, junto con la construcción de la macroplanta de Cabo Touriñán (Muxía) y la ampliación de la granja de producción de alevines de rodaballo de Mougás, en el concello pontevedrés de Oia.

Insuíña también pretendía inicialmente ampliar la piscifactoría que posee en Ardía (O Grove) pero esta actuación fue eliminada del plan acuícola en la revisión que hizo la Xunta bipartita antes de aprobar de forma definitiva el plan sectorial y no fue recuperada por el actual Ejecutivo gallego.

La piscifactoría de Touriñán fue la que más polémica levantó en la pasada legislatura porque Pescanova llevó una inversión de 140 millones de euros a Portugal por discrepancias con el Ejecutivo de Touriño, que rechazaba el proyecto por su "tremendo impacto ambiental" al invadir espacios protegidos de la Red Natura.

Tras la decisión de la nueva Xunta de recuperar el proyecto de Pescanova en Muxía, la dirección de la multinacional gallega confirmó su "interés" en impulsar la planta de Touriñán aunque matizó que debe analizar factores como la evolución del mercado y el nuevo marco normativo de los fondos de la UE destinados al sector pesquero.