Alemania: Tilapia y tomates, criados juntos en un entorno sostenible

Viernes, 5 Julio, 2013

El Instituto de Ecología de Agua Dulce y Pesca Continental de Berlín está cultivando tomates y peces juntos, aprovechando el agua sucia de los tanques de los peces para proporcionar nutrientes a las plantas de tomate. El objetivo final es producir peces y vegetales en condiciones de cero emisiones.

Unos cientos de tilapias están siendo criadas en una docena de tanques en un invernadero, junto con numerosas plantas de tomate. La temperatura se mantiene a 27 °C.

Werner Kloas, fundador del invernadero, asegura que los peces se crían en condiciones "humanitarias", ya que las densidades de cría en cada tanque son similares a las de su hábitat natuarl. Al mismo tiempo, los tomates se plantan en lana mineral, en lugar de tierra.

Los investigadores lograron demostrar en varias ocasiones el éxito de esta iniciativa, informó Deutsche Welle.

Los peces excretan amoníaco, que es tóxico para la tilapia, por lo que el agua debe ser tratada. Pero esta agua sucia es un fertilizante ideal para los tomates después de que se filtran los residuos del pescado y se elimina el amoníaco químicamente. Esto se consigue de forma automática: el agua sucia corre a través de tuberías de plástico, donde se filtran los desechos de pescado blanco, y después el agua se purifica en un biofiltro.

Un subproducto son los nitratos, un componente esencial y valioso de fertilizantes para plantas. Una vez tratada, el agua se transporta a través de tuberías a las cajas donde las plantas de tomate están creciendo.

Las plantas absorben el nitrato del agua y eliminan cualquier posible exceso a través de sus hojas como vapor de agua. Varias trampas de refrigeración instaladas en el techo aseguran que el vapor de agua vuelva a los tanques de peces.

"Con este sistema de circuito cerrado, sólo se necesita utilizar aproximadamente un 10% del agua dulce al día -destaca Kloas-. Podemos ahorrar tanta agua y por lo tanto gestionar un sistema sostenible."

Los científicos sostienen que este sistema podría ser una manera rentable y práctica para las zonas afectadas por la sequía en África, por ejemplo, para producir alimentos.

Sin embargo, aunque el agua evaporada se extrae del invernadero a través de trampas de refrigeración y se reintroduce en el sistema de agua, la energía requerida para dicho sistema es enorme. Werner Kloas cree que los sistemas solares simples serían suficientes para generar energía durante todo el año, si tales sistemas se instalaran en Asia, África y América del Sur.