Conseguir la valoración positiva del público, reto esencial de la acuicultura

Lunes, 2 Abril, 2012

El sector de la acuicultura en Galicia, según los expertos, es puntero. Resaltan que no se hace en ningún lugar del mundo mejor que en la comunidad. Pero, pese a ello, parece que no acaba de despuntar, no consigue todos los resultados que debería, en gran parte debido a la mala imagen que tiene en la socidad de él.

Además de no atravesar su mejor momento por la crisis económica que afecta a todo tipo de industria, muchos otros son los factores que podrían estar influyendo en que no despunte. Para analizar todos estos factores y debatir sobre las posibilidades y estrategias de futuro que tiene la acuicultura en Galicia, cinco expertos conocedores del tema se reunieron ayer, en el marco del Foro El Futuro de la Acuicultura en Galicia, organizado por el Grupo Correo Gallego.

Las posibilidades de la acuicultura en Galicia, realmente, son amplias, consideró Fernando Otero Lourido, abogado consultor en industria alimentaria y gerente de la Asociación de Productores de Rodaballo de Galicia (AROGA). Afirmó que la acuicultura recibe ataques injustificados contra su supuesta agresión medioambiental, pero, según Otero, eso es totalmente falso. Recordó lo ocurrido hace unos meses con las jaulas de salmón que se querían colocar en la ría de Muros, calificando los sucesos de absurdos, ya que toda su actividad es "totalmente inocua para el medio", señaló.

Santiago Cabaleiro Martínez, director general del Clúster de la Acuicultura de Galicia, ahondando en el tema, afirmó que sus empresas están sujetas por parte de la Administración a unos controles muy estrictos. En los análisis del agua que devuelven al medioambiente, deben alcanzar unos índices tan pequeños que entran dentro de los márgenes de error de los propios análisis, por lo que la "contaminación es cero", aseveró Cabaleiro.

Además, el director del Clúster consideró que para conseguir la tan ansiada valoración positiva de la sociedad se deben enviar mensajes positivos que potencien una visión adecuada a al realidad del sector, para "convertirlo en la bandera de Galicia", afirmó.

Para Otero Lourido, de AROGA, en este momento se ha sustituido "la lucha de clases por la lucha verde", y la acuicultura lo paga porque es la "última en llegar". A lo que Cabaleiro añadió que la Acuicultura en tierra es la única industria de Europa que controla su vertido, porque se analiza lo que sale de su tubería.

Por su parte, Susana Portela Gaute, gerente de ADSG-ATRUGAL, Asociación de Defensa Sanitario Ganadera de Piscifactorías de Trucha, recordó que la acuicultura continental, muchas veces olvidada, vivió durante años un problema al estar adscrita a un departamento qu eno le correspondía, más relacionado con el medio ambiente que con la industria.
En cuanto a la incidencia del cultivo en el medio, Portela resaltó que considera "injusto" que tengan que estar siempre justificando que no contaminan. La población debe conocer el sector y que se desmitifique, porque actualmente la información que le está llegando a la gente es de grupos que hacen su trabajo, "en cuanto a publicidad, que no a contenido del mensaje, mejor que nosotros", algo que ellos mismos deben tenr en cuenta para el futuro.

El representante de la Admnistración en la mesa redonda, Juan Fernández Otero, jefe del servicio de Innovación Tecnológica en Acuicultura, dependiente de la Consellería de Medio Rural e do Mar, resaltó en su intervención que el futuro de la Acuicultura es esperanzador, ahora que la pesca estractiva parece haber tocado fondo, por lo que Galicia debe cubrir el nicho o si no lo harán otras comunidades autónomas.

Fernández Otero también resaltó que los controles que la Xunta impone a las empresas del sector, en cumplimiento de la legislación medioambiental, son muy estrictos y afirmó que los detractores de este tipo de industria "son pocos pero hacen mucho ruido", por lo que la sociedad continúa teniendo una mala imagen de la Acuicultura.

Por otro lado, Antonio Pérez Cribeiro, director de acuicultura de la empresa Isidro de la Cal, resaltó que ya en el año 2010 un informe de la FAO pronosticaba que la acuicultura sería aceptada socialmente y demandada por la gente por los grandes beneficios para la salud de los productos que genera.

LA CIFRA

95% DE LOS TRABAJADORES SON DE BATEAS. La acuicultura engloba no solo a las piscifactorías de agua salada, sino también a las de agua dulce -continental- y a las bateas, que en la comunidad gallega tiene una gran importancia económica. Prueba de esa relevancia es que solo el 5 por ciento de los empleos en acuicultura en la comunidad son del sector de cultivo de peces.