Damanaki celebra acuerdo sobre el FEMP

Jueves, 24 Octubre, 2013

La Comisión Europea (UE) ha recibido con satisfacción el voto del Parlamento Europeo sobre el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca 2014-2020 (FEMP). Esta votación es un paso crucial para lograr un acuerdo político antes del final del año, que permitiría que el fondo esté en marcha a partir de enero de 2014.

La Comisión destaca que el Parlamento Europeo ha rechazado la ayuda pública para la construcción de buques y ha establecido límites claros sobre el importe de la financiación pública que los Estados miembros pueden gastar en flotas.

La comisaria europea de Asuntos Marítimos y Pesca, Maria Damanaki, manifestó su satisfacción por el resultado de la votación.

"Estoy muy contenta con el resultado general de la votación. En particular, celebro la decisión de rechazar el gasto de dinero de los contribuyentes de la UE para la construcción de nuevos buques pesqueros y de limitar la cantidad de fondos que los Estados miembros pueden gastar en las flotas pesqueras. Esto permitirá al FEMP centrarse en la financiación de proyectos que promuevan un futuro sostenible para la industria pesquera y las comunidades costeras. También celebro que el Parlamento haya decidido que todas las partes interesadas deben poder beneficiarse del apoyo, contribuyendo su participación en los Consejos Consultivos".

El FEMP apoyará la implementación de la reforma recientemente aprobada de la PPC, y en particular la reconstrucción de las poblaciones de peces, la reducción del impacto de la pesca en el medio marino, así como la eliminación progresiva de las prácticas de descarte derrochadoras. Aumentará la inversión en la pesca artesanal y la acuicultura como fuente de crecimiento futuro y apoyará la mejora de la recolección de datos pesqueros para que las decisiones se basen en pruebas sólidas. El Fondo también incrementará el apoyo de la UE a los programas de control de las pesquerías para asegurar que las normas sobre la pesca responsable y sostenible se respetan y se cumplen.

El FEMP cofinanciará proyectos junto a flujos de financiación nacionales con los Estados miembros que reciben un porcentaje del presupuesto total. Los Estados miembros elaborarán un programa operativo, especificando cómo pretenden gastar el dinero asignado de ese modo y, una vez aprobado por la Comisión, las autoridades nacionales decidirán qué proyectos desean apoyar.