El CSIC aumenta en Vigo a un 80% la supervivencia de los caballitos de mar criados en cautividad

Lunes, 19 Noviembre, 2012

Científicos del CSIC han logrado en Vigo la supervivencia del 80% de los caballitos de mar europeos criados en cautividad. El estudio, desarrollado en los últimos seis años por el Grupo de Biología y Fisología Larvaria de Peces, ha desarrollado una técnica especial que podría ayudar a su repoblación en el medio natural.

Algunos de los aspectos que se han analizado son la temperatura del agua, establecida entre 19 y 20 grados. El científico Miguel Planas Oliver, titular del CSIC y jefe del grupo, ha explicado que esta medida es determinante para su supervivencia. «Conscientes de que el futuro de la especie pasa por su cría en cautividad, hemos trabajado en el desarrollo y establecimiento de una técnica fiable y exitosa que asegure tanto la reproducción como el crecimiento en acuarios del caballito de mar narizón (Hippocampus guttulatus), especie presente en las costas europeas junto con el caballito de mar común (Hippocampus hippocampus)», ha explicado Planas Oliver. Estos descubrimientos han sido presentados en el volumen 438 de la publicación Journal of Experimental Marine Biology and Ecology.

La investigación parte de ejemplares salvajes capturados en la costa gallega, en las Rías de Arousa, Ares y Vigo, con los que se lograron los primeros caballitos adultos nacidos y criados en cautivdad. Posteriormente se han realizado pruebas con la temperatura del agua, desde los 15 a los 21 grados, llegando a la conclusión de que el crecimiento máximo se alcanza con 23 grados.

Con estas técnicas han logrado incluso ejemplares que son el doble de grandes que los del medio natural al año de vida. Además, la cría en cautividad ha permitido la incorporación al mercado de la acuariofilia de la especie, a un precio que ronda los 60-90 euros por caballito. «Este hecho ha causado una gran expectación entre los aficionados a esta actividad y en los propios comerciantes», comenta Miquel Planas. El objetivo es reducir la captura de ejemplares salvajes tanto para los aficionados como para su uso científico.