El Día de la Acuicultura

Lunes, 1 Diciembre, 2014

Si a usted le gusta el pescado y se fija en los precios y en las etiquetas cuando va al mercado o a su tienda de confianza, o si reclama información en los restaurantes, observará que no siempre el pescado es salvaje. Son muchos los restaurantes que presumen de esta característica y singularidad, pero no en todos los niveles se puede mantener este grado exigencia. Los datos nos indican que la acuicultura, la cría en cautividad de peces, moluscos, crustáceos y algas, es un sector en auge como prueba el hecho de que más de la mitad del total de los alimentos de origen acuático consumidos en el mundo procede de la acuicultura.

En la actualidad se cultivan en el mundo más de 600 especies distintas ya que empresas y gobiernos son conscientes que los recursos de los mares son limitados y en más de una ocasión expuestos a un sobre explotación descontrolada. Desde el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Fundación Observatorio Español de Acuicultura, se ha organizado para mañana, 30 de noviembre y festividad de San Andrés, la tercera edición del Día de la Acuicultura, para poner en valor este sector que da empleo a más de 16 millones de personas en el mundo (cerca de treinta mil en España) y que en el presente ya tiene y que en el futuro tendrá aún más un papel determinante en nuestra alimentación, tanto en la escala doméstica como en la restauración.

Las actividades comenzaron ayer con sendas charlas en el la escuela de hostelería del IES Fuente Fresnedo de Laredo y en Las Carolinas por parte de Javier Remiro, director gerente en Fundación Observatorio Español de Acuicultura, que contaron con la presencia de Pilar Pereda, directora general de Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria. Para mañana están previstas visitas guiadas a la planta de cultivos marinos 'El Bocal' del Centro Oceanográfico de Santander. Para inscribirse contactar con Almudena Fernández en almudena.fernandez@st.ieo.es.

Estratégico

La sociedad en su conjunto y los consumidores de productos pesqueros, en particular, juegan un papel principal para el definitivo despegue de este sector estratégico en España, debiendo hacerles partícipes de la importancia creciente de esta actividad en el mundo y de los atributos diferenciadores que presentan nuestros productos, ligados a su calidad, frescura, trazabilidad y precio estable y su estrecha vinculación con una dieta saludable y equilibrada.

En Cantabria existen instalaciones dedicadas a la acuicultura marina en San Vicente de la Barquera (una batea de ostra); en la ensenada de Fonfría (una granja de engorde de rodaballo); en la ría de Tina Menor (un criadero de juveniles de rodaballo, lubina, dorada, almejas y ostra); en las bahías de Santander y Santoña (cinco parques de cultivo de almeja y ostra), y en Comillas, según datos del Gobierno regional.

Especies

La producción en la región se centra principalmente en la dorada, la lubina, la ostra, la almeja japonesa, el rodaballo y el lenguado. A nivel nacional, la principal especie de acuicultura es el mejillón que representa el 76%. También son objeto de cultivos otros pescados como la corvina, el besugo, la trucha, el atún rojo, la anguila y el esturión.

Respecto a los moluscos, tras el mejillón están la almeja, el berberecho, las otras. Completa la relación el langostino y las algas, mientras que están en experimentación el pez limón, el jurel, la merluza europea, el mero, el dentón, el pargo, el pulpo, el jargo y los salmonetes.

Propiedades

Los productos acuícolas son una fuente importante de nutrientes necesarios para una alimentación equilibrada y saludable, defienden los técnicos y nutricionistas. Estos productos, además de tener un bajo riesgo de anisakis, proporcionan no solo proteínas de elevado valor sino también una gran variedad de micronutrientes esenciales, que incluyen varias vitaminas (A, B y D), minerales, entre ellos calcio, yodo, zinc y selenio, y ácidos grasos poliinsaturados omega-3.

En definitiva, el futuro pasa por un mayor consumo de este tipo de productos, limitándose los frescos a una línea más exclusiva y gourmet.

 

Diferencias

Diversos proyectos de investigación han analizado la calidad sensorial del pescado de acuicultura y su apreciación por parte de los consumidores. Estudios realizados a partir de catas a ciegas revelan que el consumidor no aprecia diferencias significativas de sabor entre el pescado de acuicultura y el salvaje y, en algunos casos, se decantan por el pescado de crianza.

Los resultados del Plan Nacional de Cultivos Marinos de la Jacumar titulado ‘Caracterización de la calidad del pescado de crianza' muestran que el consumidor prefiere el pescado de crianza al de pesca extractiva cuando se evalúan sin información previa. Sin embargo, cuando se informa al consumidor sobre el origen del pescado que va a degustar otorga una mayor puntuación al procedente de pesca extractiva, aunque en ningún caso penalizando al de acuicultura.