El sector quire saber qué es la acuicultura "smart and green" defendida por Damanaki

Martes, 24 Julio, 2012

La acuicultura española mira con recelo los planes europeos con respecto a la actividad en el marco de la próxima reforma de la Política Común de Pesca, documento que apuesta por un modelo "green and smart" -inteligente y verde-, algo que los implicados no alcanzar a entender. Piden mayor concreción en las medidas que contempla y una interpretación más clara de este concepto con el que, asiduamente, la comisaria María Damanaki se refiere al futuro sector.

Es una de las seis propuestas concretas que el Grupo Popular en el Parlamento Europeo se lleva de Vigo, tras la celebración ayer de una jornada de debate sobre la próxima reforma pesquera en la que la acuicultura contó con una mesa propia. Allí estuvieron como ponentes Fernando Otero Lourido, de Aroga y Apromar, y Javier Figueiras Rivas, del sector mitilicultor. Al otro lado, diversos representantes del sector, principalmente mejillonero. El debate, una vez más, estuvo marcado por las quejas de los productores con respecto a los requisitos de calidad que tienen que pasar sus productos a lo largo de toda la cadena, algo que no se da en muchos de los productos importados; las diferentes demandas en cuanto al acceso a ayudas o subvenciones para empresas familiares y grandes compañías; o el establecimiento de nuevas pautas en circunstancias de cierre de producción.

En cuanto a las medidas concretas, aprobadas por consenso, la mesa concluyó en la necesidad de instaurar un etiquetado europeo de los productos de acuicultura que "arroje la máxima información posible, que abarque tanto su origen como todos y cada uno de los parámetros del producto", consta en la propuesta. Así "deben aportarse las medidas oportunas para garantizarse la trazabilidad desde el origen, evitando cualquier origen ilegal o fraudulento de la producción". Además, también se acordó proponer que "cualquiera de las medidas que afecten al sector -en referencia a cierres- deben ir acompañadas de un estudio amplio de sus efectos, no sólo de en cuanto términos de funcionamiento del sector, también en cuanto a aspectos socioeconómicos", midiendo con mayor precisión el impacto final de estos cierres. Además, "ante singulares circunstancias, como en el caso de cierres prolongados, deben autorizarse las ayudas necesarias de almacenamiento para los productos procedentes de la acuicultura", reclaman.

Por otro parte, el sector reunido por el Grupo Popular Europeo remitió la pertinencia de "establecer precios de referencia o guía que funcionen como señales de alerta para la implementación de medidas de reactivación ante situaciones anómalas del mercado", con el objetivo de promover acciones concretas de análisis de las causas del descenso del precio del producto y, al mismo tiempo, medidas para promover su dinamismo en el mercado. Por último, y en términos de importación, se propuso la modificación del artículo 43, punto d, del texto de la OCM (Organización Común de Mercados) añadiendo la expresión, "y en relación con la puesta de los productos en el mercado" cuando se habla de "garantizar condiciones equitativas" de acceso a los mercados para los productos europeos.

Tres niveles de sosteniblidad

El Grupo Popular Europeo defendió durante la jornada el desarrollo de una actividad acuícola desde el punto de vista sostenible, ambiental y económico, con el principal objetivo de la protección del contorno, pero también con la máxima seguridad jurídica, ya que "la acuicultura puede suponer una actividad ciertamente apta debido a su peso económico en las áreas periféricas no urbanas". Así, "defendemos que la acuicultura debe ser un elemento más en el seno de la política pesquera común, la acuicultura debe ocupar un lugar propio sin desplazar a las actividades extractivas, y atendiendo a nuestras particulares condiciones", se indicó en la lectura final de propuestas.

En la jornada estuvieron presentes representantes europeos, como el presidente de la Comisión Europea de Pesca, Gabriel Mato, o la europarlamentaria Carmen Fraga. Además, Carlos Dominguez, secretario general de Pesca, acudió en representación del Ministerio de Alimentación, Agricultura y Medio Ambiente. Por parte de la Xunta no faltaron la conselleira do Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana, y el presidente del gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, que adelantó que en septiembre contará con el dictamen de Galicia sobre la reforma pesquera comunitaria, documento consensuado por la administración, el Parlamento y el propio sector.