España buscará nuevos productos comerciales desde su Banco de Algas

Viernes, 16 Septiembre, 2011

El Gobierno promoverá el desarrollo de nuevos productos gran potencial comercial, como alimentos o cosméticos, a partir de las investigaciones del Banco Español de Algas (BEA), ha anunciado hoy la ministra de Ciencia, Cristina Garmendia, al inaugurar en Gran Canaria ese centro.

Una instalación promovida desde años atrás por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) que el Ministerio de Ciencia ha decidido respaldar para que sea el único Banco Español de Algas y en el que, a tal fin, ha costeado, a través del Instituto Español de Oceanografía, una inversión de 2,6 millones de euros destinada a su remodelación y actualización.

Tras esa inversión, el BEA de Gran Canaria, situado en la costa del municipio de Telde, se configura, en palabras de la ministra, como "la iniciativa nacional" en materia de investigación del potencial de las algas.

Investigación que el Gobierno entiende que "va a ser un gran valor para la industria", en tanto que, si bien "tradicionalmente asociamos las microalgas al mundo de la energía", también "tienen una posibilidad de incidir en sectores económicos que son claves para Canarias, para España y para la economía internacional, como la agroalimentación o la cosmética", declaró Garmendia.

En cuanto a la razón de por qué se ha decidido potenciar esa investigación en Canarias y no en otra parte del país, ha explicado que se debe a que el Archipiélago posee "uno de los mayores patrimonios en términos de biodiversidad", lo que hace "lógica" su elección, pero también al hecho de que al tiempo es la sede del ya veterano Instituto Oceanográfico de España.

Factores éstos que recordó que se suman al hecho de que "sus universidades están muy bien posicionadas" en materia de estudios de la biodiversidad oceánica.

El presidente del Gobierno Autónomo, Paulino Rivero, que acompañó por el BEA a la ministra, junto a la cual departió sobre el trabajo en marcha con el director del centro, Guillermo García Reina, y con varios de sus investigadores, valoró la apuesta que ha hecho en él el Gobierno español, en la medida en que permite apuntalar un proyecto encaminado a "desarrollar una actividad investigadora".

Actividad que interesa a Canarias por su "necesidad de diversificar la economía apostando por la economía del conocimiento", declaró el presidente autonómico.

Alabó, además, que esta apuesta se haya llevado a cabo en el sector del estudio de los recursos del mar, por entender que permitirá confirmar que "las aguas de Canarias tienen más posibilidades que sólo traer turistas".

Coincidió con ambos el rector de la ULPGC, José Regidor, que opinó que "una parte del futuro de Canarias puede estar precisamente en el desarrollo de elementos derivados de los cultivos de microalgas".

Por ello, agradeció el respaldo que se ha dado desde el Gobierno español al BEA, que señaló que ha supuesto "una inyección muy poderosa de fondos del Ministerio".