FAO llama a coordinar acciones para ayudar al sector pesquero-acuícola filipino

Jueves, 12 Diciembre, 2013

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) advirtió que los pescadores filipinos se enfrentan a enormes daños en los sectores de la pesca y la acuicultura en las regiones afectadas por el tifón Haiyan (conocido como Yolanda en Filipinas).

"Incluso teniendo por ahora sólo una valoración parcial, resulta evidente que el daño causado al sector pesquero es inmenso y abarca toda la cadena de valor, desde la captura hasta el mercado, dijo Rodrigue Vinet, representante en funciones de la FAO en Filipinas.

"En el contexto de los medios de subsistencia, estas pérdidas son abrumadoras", agregó.

De acuerdo con las primeras estimaciones realizadas por el Ministerio de Agricultura de Filipinas, los pescadores artesanales fueron los más afectados cuando llegó el tifón al país, a principios de noviembre.

El fenómeno destruyó y dañó a su paso decenas de miles de pequeñas embarcaciones y artes de pesca, mientras que los barcos comerciales más grandes sufrieron menos daños.

Además, aproximadamente 16.500 productores de algas marinas perdieron sus medios de vida.

El fenómeno natural perjudicó las infraestructuras de muelles y puertos, instalaciones en tierra de hielo y almacenamiento en frío, de reparación y mantenimiento de embarcaciones, plantas de procesado y mercados, informó la FAO.

El tifón también destruyó infraestructura acuícola fundamental para el cultivo de ostras y mejillones y para la cría de cangrejos y camarones, así como jaulas de tilapia en aguas interiores y criaderos y estanques para peces.

Las regiones más afectadas por este fenómeno son la oriental, Visayas central y occidental y Mimaro, precisó la Oficina de Pesca y Recursos Acuáticos de Filipinas (BFAR)

Ante este panorama desolador, la FAO sostiene que la coordinación es crucial para reconstruir el sector pesquero-acuícola filipino.

"El Gobierno de Filipinas ha hecho esfuerzos importantes en apoyo de la pesca artesanal, y tenemos que asegurar que la respuesta a este desastre no invalida el buen trabajo realizado", dijo Vinet.

"La experiencia del tsunami del océano Índico en 2004 y de otros desastres de gran magnitud ha demostrado que el suministro excesivo erróneo de embarcaciones y equipos de pesca durante la fase de recuperación puede agotar las poblaciones de peces, reducir las capturas, dañar los ecosistemas y dañar los medios de vida de los pescadores", explicó.

Por ello, considera necesario "reconstruir y reemplazar los barcos".

De todos modos, hizo hincapié en la importancia de trabajar de manera coordinada "para garantizar que no se sobrepasa la capacidad de pesca existente".

En primera instancia, la ONU solicitó alrededor de USD 5 millones para restaurar los medios de subsistencia de los pescadores y las comunidades costeras afectadas por el tifón Haiyan.

Poco después de que el tifón azotó el país, el BFAR decidió otorgar PHP 40 millones (USD 902.730) a las ciudades costeras de la región central de Filipinas, para ayudar al sector pesquero a recuperarse de la catástrofe.

"El Presidente nos ha dado instrucciones de acelerar la rehabilitación del sector pesquero en las regiones que Yolanda golpeó con más severidad, para que nuestros pescadores puedan reanudar su pesca y comenzar de nuevo", dijo entonces el director del BFAR, Asis Perez, según informó News GMA.