"Invertir en investigación es invertir en un desarrollo más estable del país"

Martes, 6 Septiembre, 2011

Acaba de regresar de un congreso celebrado en Oxford y, antes, se ha tomado unos días de vacaciones por Costa Rica, pero ya está de vuelta en Alemania donde, gracias a la Fundación Séneca, sigue la línea de investigación que inició con sus tesis doctoral: «describir en el cerebro de los peces las áreas que se encargan de la sincronización al alimento». Y para que este objetivo se entienda por todo el mundo, José Fernando López Olmeda lo expone con sencillez, evitando así que el lenguaje conceptual aleje a los no científicos de la importancia de su trabajo: «En una piscifactoría, la alimentación supone entre el 50 y el 70 por ciento de los costes totales de producción. Además, en los últimos años ha subido el precio de los ingredientes para el engorde de peces. Por lo tanto, optimizar la alimentación representa uno de los retos más importantes de la investigación en acuicultura».
-En definitiva se trata, pues, de abaratar el precio del pescado.
-Si disminuye el costo de producción, lógicamente debe bajar el precio que paga el consumidor. Además queremos identificar los compuestos que 'utiliza' el cerebro para controlar la sincronización al alimento en el resto del organismo. En peces, esa sincronización se caracteriza porque cuando se acerca la hora de alimentarlos aparece una anticipación de enzimas, hormonas y otros procesos que van a intervenir en la digestión.
-Como en los humanos que se nos hace la boca agua cuando tenemos hambre y vemos la comida.
-Eso es. Empezamos a salivar y aumenta el movimiento intestinal (el típico ruido de tripas). Al identificar los peces los compuestos que intervienen en ese proceso, el objetivo aplicado sería el de añadirlos a los piensos para mejorar la sincronización y optimizar la utilización del alimento, pudiendo así reducir la cantidad de pienso que en la acuicultura constituye el principal coste en una piscifactoría.
-¿Cómo detectan esa sincronización?
-La eficacia de alimentación puede depender de la fase en la que los animales se alimentan normalmente en condiciones naturales (de día o de noche). Como resultado de la evolución, los peces presentan un reloj biológico que les permite sincronizarse y predecir la hora de alimentación cuando ésta se produce todos los días a una hora fija. Actualmente, el conocimiento sobre la sincronización al alimento es todavía reducido, incluso en mamíferos.
-Y para eso se investigan. ¿Cuál es la mayor dificultad que encuentran?
-Conseguir financiación. En España se destina poca cantidad de dinero para la investigación, sobre todo si se compara con otros países desarrollados como Alemania, EEUU, Japón o Reino Unido. Se debería invertir mucho más en investigación. Es algo que tarda en dar sus frutos pero que contribuye enormemente al desarrollo del país y, además, se trata de un desarrollo mucho más estable que, por ejemplo, invertir en la Construcción.
[La falta de financiación suficiente es una queja prácticamente unánime entre los investigadores. Sobre todo entre los jóvenes que, como en el caso de José Fernando, sacrifican un posible/probable paso más inmediato a la actividad laboral remunerada para mejorar su formación, para estar al día en materia científica acudiendo a los mejores centros especializados del mundo. De ahí que sea encomiable (aunque no haya para todos) la labor que está realizando la Fundación Séneca --financiada por los presupuestos de la Comunidad Autónoma-- en un loable intento de potenciar a la generación mejor formada de nuestra historia. Otra vez habría que recordar las sabias palabras del ex rector de Harvard («Si piensas que la Educación es cara, prueba con la ignorancia») para imbuir a la sociedad española en general, instituciones, empresas e inversores privados, de que hay que sembrar para recoger, aunque la recolecta no sea inmediata, porque, cuando llegue, resistirá mejor las inevitables crisis porque será más duradera, más estable, por emplear la palabra que utiliza López Olmeda quien, mientras tanto, hace su pequeño camino al andar.]
-¿A qué renuncia por la investigación?
-Al hacer un postdoctorado fuera de España hay que renunciar, por lo menos dos años, a la novia, a la familia y a los amigos. Además, es un trabajo que requiere muchísima dedicación, a veces 10-12 horas al día y fines de semana, por lo que no te deja mucho tiempo libre. Pero estoy preparado para hacerlo.
-Estar preparado es la mitad de la victoria, que dijo Miguel de Cervantes a través de Don Quijote.
-Quien algo quiere algo le cuesta ¿no?
-Por ejemplo, vivir en Alemania sin saber alemán.
-[Ríe] El alemán lo llevo bastante mal ya que no lo hablo nada y una vez que sales del Instituto de investigación, aquí la gente no suele hablar inglés, claro. Ahora, en septiembre, empiezo a tomar clases de alemán.
[Clases de alemán y todo aquello que sea necesario para avanzar en su conocimiento intelectual que, de momento, no cae en el generalizado error de que querer ser importante sino ser útil. En ese concepto de 'utilidad', José Fernando -cuyas gafas devuelven una mirada bondadosa y examinadora a un tiempo- incluye el pensamiento crítico. De ahí que, desde el exterior, observe con simpatía el movimiento del 15-M, aunque no los excesos que puedan cometerse en su nombre.]
-Explique por qué esa simpatía.
-Pues sobre todo porque sirve para que los políticos vean que la gente tiene ideas propias, que es capaz de ver cuándo no se hacen las cosas bien y que se moviliza para manifestar su desacuerdo.