Isidro de la Cal centra su éxito en el cultivo del mar

Martes, 4 Septiembre, 2007

'Fuimos creciendo poco a poco. Tras adquirir la primera flota de transporte por carretera decidimos extender nuestra presencia a distintos puertos gallegos de donde adquiríamos el género para empaquetarlo y distribuirlo a otros puntos de la geografía española', recuerda José Antonio Bretón, vicepresidente ejecutivo de Isidro de la Cal.

El crecimiento de la empresa conllevó la salida al mercado exterior, hasta el punto de que hoy el 25% de la facturación proviene de fuera.

La evolución trajo consigo la necesidad de afianzar la materia prima y las primeras inversiones en acuicultura. Los primeros esfuerzos se dirigieron al área de acuicultura continental, con el cultivo de la trucha, hace más de 25 años. Pero el reto llegaría con la acuicultura marina. 'Fue en ese momento cuando decidimos crear un equipo de I+D, al que se incorporaron los profesionales que venían trabajando en acuicultura', explica Bretón.

El trabajo del departamento de I+D y el área de acuicultura han dado sus frutos con el cultivo del besugo. Los primeros besugos criados en cautividad salieron al mercado en el año 2002 con unos resultados excelentes. En años sucesivos se aumentó la producción de este pescado, hasta alcanzar hoy en día una crianza cercana a las 250 toneladas anuales. 'Dimos en el blanco con esa primera especie y hoy podemos presumir de ser la única empresa del mundo que cultiva besugo de manera industrial', asegura el vicepresidente ejecutivo de la firma gallega.

Hoy, el departamento de I+D de Isidro de la Cal goza de unos presupuestos anuales cercanos a 1,6 millones de euros. Actualmente la empresa está trabajando con dos nuevas especies, el abadejo (un producto similar al bacalao) y el mero. 'Siempre trabajamos bajo tres criterios básicos: que sean especies cuyas capturas estén disminuyendo, que tengan un consumo alto en España y que sean gallegas, ya que están adaptadas al entorno', comenta el responsable de la empresa.

Entre los planes que actualmente lleva a cabo el grupo empresarial Isidro de la Cal destaca un proyecto CDTI que finaliza este año y cuyo objetivo es optimizar aspectos fundamentales del cultivo del besugo.

Los trabajos en acuicultura que realiza el grupo, bajo el nombre empresarial Luso Hispania Acuicultura, SL, fueron reconocidos en el año 2003 con el Premio Galicia a la Innovación Empresarial, concedido por la Consejería de Innovación, Industria y Comercio de la Xunta de Galicia, y que reconocía el trabajo en I+D realizado por la empresa en los últimos cuatro años.

Valor añadido

El futuro de Isidro de la Cal pasa por aportar valor añadido a sus productos. 'Debemos comenzar a darle al cliente un pescado más fácil de consumir. Sabemos que la falta de tiempo es uno de los problemas del consumidor actual, y el pescado es un alimento que hay que cocinar', comenta Bretón, que explica que ahora muchos de sus productos se presentan en rodajas, lomos o listos para meter directamente al horno.

'En España contamos con la ventaja de ser el país que más pescado consume por habitante de Europa, y uno de los que más lo hacen de todo el planeta. Sólo hay que ofrecer un buen producto', afirma el vicepresidente ejecutivo de Isidro de la Cal.

Sostenibilidad

El grupo Isidro de la Cal colabora en la recuperación de las especies autóctonas gallegas, produciendo alevines de salmón atlántico gallego autóctono, dentro de su colaboración con el Programa de Repoblación de Salmón de la Xunta de Galicia. De igual manera, y también en colaboración con la Administración gallega, en otra de las piscifactorías del grupo se produce trucha fario autóctona para repoblación.

Granjas

El grupo empresarial gallego posee dos granjas para el cultivo de pescado. Una, en Valdubiño, cerca de Ferrol, donde se encuentran los alevines de besugo, rodaballo y abadejo y se realiza el engorde del rodaballo, y la segunda, ubicada en Lorbe, en las proximidades de Coruña, donde se lleva a cabo el engorde del besugo.