La acuicultura factura más de 21 millones y crece un 41% en un año

Martes, 15 Febrero, 2011

La acuicultura de Almería continúa ganando mercado. El pasado año, las piscifactorías marinas que hay en el litoral de la provincia dedicadas al engorde produjeron 2.533 toneladas de peces (un 15,5% más que en 2009), y las granjas marinas de preengorde que trabajan en tierra obtuvieron casi 31 millones de alevines (un 112% más que en el año anterior).

Gracias a los precios que obtuvieron los productos de las piscifactorías, el incremento de la facturación del sector fue incluso superior al de la producción. El valor de las ventas ascendió a 21,5 millones de euros, un 41,5% más que en 2009.

En la provincia hay seis firmas dedicadas al cultivo marino, que emplean a unas 150 personas. Cuatro se dedican al engorde de peces en jaulas flotantes, y dos cuentan con instalaciones en tierra para preengorde de peces. De las cuatro empresas dedicadas al engorde, tres producen dorada y lubina (Framar, Piagua y Acuisleta), y una, produce atún, Naturepesca. Las empresas de preengorde, que también trabajan con dorada y lubina, son Predomar y Carmar.

De los 21,5 millones de euros facturados por la acuicultura, 16,5 millones los generaron las piscifactorías de engorde, mientras que las dos granjas de preengorde vendieron alevines que alcanzaron un valor de 5 millones, más del doble que en 2009.

La dorada y la lubina son las especies más abundantes en las jaulas de las granjas marinas de Almería. El pasado año se engordaron algo más de 2.500 toneladas y se preengordaron casi 31 millones de peces. En cuanto a la producción de atún, Naturepesca obtuvo 457 toneladas, más del doble que en el año 2009. El valor de esta producción superó los 5 millones de euros, frente a los 2,4 millones del ejercicio anterior.

A la vista del comportamiento de las empresas de acuicultura en los últimos años, el delegado de Agricultura y Pesca de la Junta, Juan Deus, considera que las fuertes inversiones realizadas en estos últimos ejercicios por las empresas y las ayudas concedidas por la Junta han hecho posible que el cultivo de peces en granja continúe consolidándose, aunque estima que en un futuro inmediato tendrá que realizar algunos reajustes, propios de un sector emergente.