La acuicultura gana peso en la economía productiva gaditana

Martes, 2 Abril, 2013

El sector pesquero gaditano no sólo vive de las capturas permitidas a la flota que faena en Marruecos, o de las que pueda lograr la del Golfo de Cádiz con el boquerón. Hay más. Está la acuicultura.

Contra lo que pudiera pensarse, el engorde de determinadas especies en varios puntos de la provincia no es ya sólo una cuestión de ensayos, técnicas de investigación o pruebas. Ya son una realidad y generan empleo.

Barbate es la punta de lanza en este campo. Su alcalde, Rafael Quirós, explicó ayer a este periódico los resultados que está arrojando la empresa Cupisbar, dedicada al engorde de atún rojo en la marisma del río Barbate. Esta piscifactoría ha logrado sacar en el último año unas 500 toneladas de túnidos y su previsión es que puedan llegar a las 700 dentro de dos años. Además, una peculiaridad es que este negocio se asienta en unas 500 hectáreas en pleno Parque Natural de La Breña y Marismas del Barbate. Actualmente emplea a unos 70 trabajadores y pretende aumentar en otros 20.

Además, este negocio genera empleo indirecto. Como recordó el alcalde, durante los cuatro meses que dura el engorde de los atunes, unas siete barquillas se dedican a diario a dar de comer a los cerca de 3.000 atunes que se crían en esta piscifactoría. Necesitan unas 20 toneladas de caballa y arencones, por lo que entre 50 y 60 personas más pueden ganar su jornal gracias a esta actividad en Barbate.

Pero no es la única. Quirós insiste en un proyecto que, de momento, espera su turno desde hace unos tres años: otra piscifactoría, en este caso, para el rodaballo y el lenguado. La pretensión municipal es que se pudiera instalar en otro paraje protegido pero, en esta ocasión, por el Ministerio de Defensa: las instalaciones militares del Retín. En su día, el Ayuntamiento barbateño solicitó al Gobierno la desafectación de este terreno (unas 20 hetáreas) para permitir el inicio de un negocio que podría generar unos 100 puestos de trabajo directos e indirectos.

Y el alcalde anunció a este periódico una tercera inversión, la que pretende abrir en Zahara de los Atunes una nueva piscifactoría,similar a la de Cupisbar. Si todo va bien, verá la luz en 2014. La previsión es que puedan sacar entre 150 y 200 toneladas más de atún rojo.

Además de Barbate, otro municipio que centra la actividad de la acuicultura es El Puerto. Allí está la sede de Ctaqua, la Fundación Centro Tecnológico de Acuicultura de Andalucía, cuyo objetivo es fomentar la innovación competitiva de las empresas, en respuesta a las necesidades empresariales del sector acuícola, así como el desarrollo de una investigación aplicada a los distintos procesos productivos.

En estos días, Ctaqua anunció una nueva apuesta:la firma de un acuerdo con la Asociación Centro Tecnológico de Ciencias Marinas (Cetecima) para desarrllar las áreas de la innovación, la investigación y la transferencia de conocimientos en materia acuícola, tanto para el ámbito nacional como internacional. Entre las actividades enmarcadas en este convenio destacan la colaboración en proyectos de I+D+i; la participación en foros, redes y consorcios internacionales para la promoción de proyectos; la realización de estudios e informes relativos al desarrollo y la consolidación de la acuicultura.

Además, este acuerdo también incluye la colaboración en proyectos de cooperación al desarrollo y transferencia tecnológica con países terceros; así como la realización de cursos, seminarios y conferencias.

También en El Puerto apareció recientemente una empresa que ya ha cumplido parte de sus objetivos, Futuna Blue. De hecho, recientemente anunció que tras el verano habrá realizado su primera producción de alevines de atún rojo a niveles industriales, que posteriormente pasarán a una planta de engorde donde obtendrán el tamaño idóneo para su comercialización. La novedad de este proyecto empresarial radica en que es la primera vez que la iniciativa privada logra con éxito que el atún supere los primeros meses de vida en un tanque hasta ser alevín (unos 20 centímetros de largo).

Futuna Blue nació en 2007 con el objetivo de suministrar los alevines que se pasarían a las fábricas de engorde sirviendo así de alternativa a las capturas tradicionales, especialmente en un momento en el que la extracción del atún está teóricamente controlada por la alarmante situación de la especie. En 2008, la firma logró la concesión administrativa de unos 30.000 metros cuadradosen el muelle comercial de El Puerto,ubicado en la desembocadura del río Guadalete, por parte de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz pero no fue hasta 2010 cuando inició las obras de las instalaciones.

Y, en San Fernando, Cupimar. Esta empresa (Cultivos Piscícolas Marinos), se dedica a la producción industrial de alevines de doradas, lubinas y, desde hace poco, de lenguados. Para ello ha puesto en marcha un proyecto de adaptación de sus instalaciones que ha supuesto una inversión de 16 millones de euros. Ha remodelado el criadero para adaptarlo al uso exclusivo del lenguado. Como explicaban recientemente sus responsables, inicialmente se producirá un millón y medio de alevines, pero el objetivo es que en dos años, cuando el equipamiento adquiera su rodaje, alcanzar los 5 ó 6 millones.

La segunda fase, que se ejecutará en el Palmar (PuertoReal), permitirá que esta compañía piscícola cuente con el equipamiento necesario para engordar a 450 toneladas de lenguados al año. La inversión, más cuantiosa, se traduce en 14 millones de euros.

Es más, hace dos meses, la Junta de Andalucía anunció la concesión de una ayuda de 4,7 millones de euros a Cupimar para respaldar este proyecto en El Palmar. La actuación consistirá en la construcción de una nave con tanques deagua en forma de bandejas para la cría y engorde de los lenguados. Con esta innovación tecnológica, explicó entonces la Junta, Cupimar también duplicará sus cifras totales de producción desde las 429 toneladas de pescado actuales a las 900, incluyendo tanto lenguado como lubinas y doradas.

Todo esto hace de la provincia de Cádiz un referente en la producción de acuicultura. Así, recientemente, el parlamentario andaluz del PSOE por Cádiz, Francisco Menacho, presentó en la Cámara autonómica una proposición no de Ley en defensa de este sector. Para ello, Menacho elaboró un exhaustivo informe en el que analizó los datos que este tipo de negocios se extraen en la provincia de Cádiz. Según ese informe, en la actualidad existen 120 empresas dedicadas a la acuicultura en toda Andalucía, y que constituyen un tejido empresarial integrado exclusivamente por pymes de carácter privado, de las que el 85% son microempresas. No existe ninguna gran empresa (de más de 250 trabajadores) y sólo el 12% pertenecen a algún grupo de empresas. Según los datos de 2011 en poder de la Junta, en la provincia de Cádiz existían 50 empresas dedicadas a la acuicultura marina: siete con instalaciones en el mar y 43 con sede en tierra. Además, la superficie dedicada actualmente a esta actividad en Andalucía es de 8.854 hectáreas, de las que unas 4.200 se encuentran en la provincia gaditana.