La acumulación de metales en el pescado enfrenta a los científicos

Lunes, 22 Enero, 2007

La profesora de Toxicología de la Universidade de Vigo María Julia Melgar, autora de varios estudios sobre la presencia de metales pesados en bivalvos, señala que hay concentraciones relativamente "elevadas" en algunos casos puntuales y subraya que éstas pueden tener efectos perjudiciales puesto que se trata de productos que se acumulan en el cuerpo humano.

Melgar apunta que se trata de niveles "aceptables" dentro de la legislación vigente, aunque destaca que "la normativa evoluciona" y que hay una tendencia a reducir los niveles permitidos de esos metales, tales como mercurio, cadmio o plomo, procedentes de "vertidos industriales" y del "tráfico marítimo".

Respecto a la marea negra ocasionada por el hundimiento del buque Prestige, cargado con 77.000 toneladas de petróleo, frente a las costas gallegas en noviembre de 2002, Melgar sugiere la posibilidad de que el crudo flotante desprendiera metales pesados y otras partículas en los fondos marinos. La científica señala que eso le motivó plantear a la Xunta la elaboración de diversos estudios, pero puntualizó que su iniciativa fue "rechazada" por la Administración.

El responsable del Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino, Xosé Manuel Romariz, señala que en ese centro se llevan a cabo análisis sobre la presencia de diez metales pesados en mariscos procedentes de diversos puntos de Galicia y que ha detectado "niveles muy bajos" de contaminación y precisa que "actualmente los niveles máximos encontrados son cinco veces inferiores al máximo establecido por la normativa de la UE". Considera "discutible la relativa peligrosidad de esos niveles" para la salud humana" y asegura que las concentraciones detectadas en Galicia no representan riesgo para el consumo de producto del mar.