La industria alimentaria abre un simposio en Vigo para innovar

Lunes, 15 Septiembre, 2014

El segundo simposio científico internacional para la innovación en la industria marina y alimentaria ha arrancado esta mañana en el Centro Social A Fundación, en Vigo. Expertos mundiales y 200 asistentes debatirán sobre la tecnología innovadora, la explotación, sostenibilidad de la pesca y la conservación alimentaria.

«Estamos haciendo un proyecto que generará miles y miles de empleos, gracias al programa Trazabilidad, que presentaremos en Navidad», anunció el presidente de Anfaco-Cecopesca, Jesús Manuel Alonso Escurís, organizador de las jornadas.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, anunció la ampliación de la sede de Anfaco en Vigo con una inversión de 8 millones para ubicar allí un laboratorio de tecnología avanzada de la industria marina.

Este alertó del peligro de agotamiento de los recursos pesqueros además de la creciente demanda de los consumidores de Asia. Sostiene que la acuicultura y la sostenibilidad son claves para el futuro del sector. Pidió a los demás países que se comprometan a garantizar el cumplimiento de las normas sobre prácticas alimentarias. Propuso adaptar la industria a las dietas saludables. Y el sector de la conserva genera 12 000 empleos y factura 1.100 millones al año.

Feijoo también insistió en aprovechsr los descartes de la pesca.

El secretario general de Anfaco-Cecopesca, Juan Manuel Vieites, indicó que el «ADN del sector es la innovación y hay que recordar que Galicia es un referente mundial». Recordó que las mejoras tecnológicas hacen más eficientes las industrias y que la innovación «es un salvavidas» para empresas públicos y privado. De estas jornadas espera que los empresarios «saquen buenos conocimientos». La asociación comercializa sus productos en 100 países. Por su parte, Cecopesca tuvo 447 clientes y generó 56 proyectos de I D i, de los que el 60por ciento fueron en contratos que generaron 4,5 millones en ingresos.

La secretaria general de Ciencia e Innovación, Luisa Poncela, indicó que Galicia «es referencia» en innovación alimentaria. Recordó que hay 4.000 millones en fondos, entre ellos hay programas como Horizonte 2020, para destinar a proyectos de innovación. Lamentó la «atomización» de las empresas del sector pero animó a Anfaco-Cecopesca a transmitir el conocimiento a las pequeñas empresas. También hay fondos del Programa 100 en el que el 20por ciento de los proyectos son agroalimentarios, lo que es «esperanzador». «Sin talento nunca tendremos un sector», dice. Pronto pondrán en marcha un programa para que los doctorandos hagan sus proyectos en empresas privadas. Otra forma de generar valor añadido es a través de las incubadoras y viveros de empresas.

Por su parte, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, recordó a economistas como David Ricardo y Dimitriev que estudiaron los efectos de la introducción de la maquinaria en la producción económica, algo que hoy no se discute sino que se da por hecho. Añadió que «somos una ciudad de innovación pero también la ciudad más hermosa del mundo».

El director de Política y Economía de Pesca y Acuicultura de la FAO, Lahsen Ababouch, ha alertado esta mañana en Vigo de que la reducción del hambre en el mundo es inferior a la que las autoridades se comprometieron a lograr en 1996.

El experto también recordó que durante años se alertó de que el pescado se iba a agotar pero «la realidad es que en 50 años la producción ha aumentado gracias a la acuicultura (del 7% al 60% en un futuro próximo)».

En China se produce el 61% de la acuicultura y en Asia, el 91%. En el resto del mundo solo el 9%, por lo que debería aumentar la producción allí donde ahora es un sector pequeño.

También advirtió sobre la pesca yu-yu, la pesca ilegal que sobreexplota los recursos y de la pérdida de millones de toneladas de alimentos porque la gente tira la comida o no puede conservarla. La tecnología podría solucionarlo. En Europa hay grandes pérdidas por deshechos y en tirar comida.

Cree que en 2030, el mundo deberá producir 180 millones de toneladas de pescado, procedente principalmente de la acuicultura, para hacer frente al crecimiento demográfico.

También hizo hincapié en que los países con déficit alimentario consumen el 24% de sus proteínas del pescado. Para la FAO es importante que los países pobres se aseguren los recursos pesqueros, que además están dotados con micronutrientes como Omega 3 o el cinz.