La Junta impulsa más de 100 proyectos para mejorar la comercialización de productos pesqueros y acuícolas

Viernes, 27 Agosto, 2010

Los sectores pesquero y acuícola de Andalucía, dentro del marco operativo del FEP, disponen de un presupuesto total de 176,7 millones euros para desarrollar proyectos, de los que el 23 por ciento (40 millones) con para iniciativas de acuicultura. La región cuenta con 8.709 hectáreas de superficie dedicadas a cultivos marinos que contribuyen al desarrollo económico de las zonas costeras.

Esta actividad que se desarrolla en tierra principalmente en las provincias de Cádiz, Huelva y Sevilla y en el mar, donde se ubican instalaciones distribuidas a lo largo de los 1.100 kilómetros de costa andaluza y en la que se cultivan dorada, lubina, lisa, atún, corvina, lenguado, mejillón, ostión, almeja, camarón y langostino, fundamentalmente.

Cádiz, Huelva y Sevilla concentran el 91 por ciento el de la superficie autorizada para estos cultivos y el 88 por ciento de las instalaciones. En estas zonas, hay instalaciones en enclaves naturales integrados por salinas y marismas transformadas (Cádiz, Huelva y Sevilla); parques de cultivo de moluscos en pequeñas zonas intermareales de ecosistemas marinos semicerrados (Huelva y Cádiz), así como establecimientos en tierra firme, de dominio público portuario y que se corresponden con centros de reproducción, cría y preengorde, o con granjas de engorde de especies que precisan mucho control de las condiciones de cultivo.

Por su parte, las zonas de acuicultura en mar generan el 52 por ciento de la biomasa en fase de engorde y el 42 por ciento del valor económico de toda la producción generada. En este caso la actividad se lleva a cabo en polígonos con sistemas de cultivos de engorde de peces desarrollados en jaulas flotantes y/o jaulas semi-sumergibles y en polígonos con sistemas de cultivo vertical de moluscos desarrollados en bateas y/o long-lines.

MÁS DE 100 EMPRESAS

En Andalucía se dedican a esta actividad un total de 116 empresas que constituyen un tejido empresarial integrado exclusivamente por pymes, con el 95 por ciento de la producción total. Salvo excepciones, la mayoría de las sociedades explotan de uno a tres establecimientos.

Según recordó, la actividad acuícola en Andalucía comenzó a adquirir importancia en los años 80 constituyendo 'en la actualidad un sector relevante que puede complementar la pesca tradicional, amortiguando y minimizando los efectos negativos que está ocasionando el retroceso del sector extractivo'. UNOS 8,5 MILLONES PARA CÁDIZ Y SEVILLA

La Consejería destinó unos 8,5 millones a Cádiz y Sevilla, el 50 por ciento para cada una, impulsando 13 y tres nuevas iniciativas, respectivamente.

En Cádiz existen 52 empresas y 122 establecimientos autorizados que desarrollan esta actividad en un área de 4.068 hectáreas dedicada a la cría y engorde de peces, moluscos y crustáceos. La mayor parte de esta superficie se localiza en la Bahía de Cádiz entre Puerto Real, Chiclana de la Frontera, San Fernando y Puerto de Santa María. Además, hay seis establecimientos en tierra firme autorizados como criaderos de peces, crustáceos y moluscos o para el cultivo integral de microalgas y otros cinco parques de moluscos dedicados a la siembra y engorde de semillas de bivalvos, principalmente almeja fina y japonesa y ostión.

En este punto, ha subrayado que en la provincia de Cádiz están representados todos los sistemas de cultivo, siendo los más extendidos los establecimientos ubicados en enclaves naturales (104) que se dedican a la cría y engorde de peces, principalmente cultivos semiintensivos de dorada y lubina, aunque también predominan los cultivos extensivos de especies típicas de marisma (lisas, anguilas, camarones y otras).

El resultado de esta actividad arroja unas producciones de crustáceos de 298.496 kilos, principalmente langostino japonés y camarones, que representan el 20 por ciento de esta producción andaluza, así como 141.669 kilos de moluscos que suponen el 36 por ciento del total andaluz. En cuanto a las microalgas, la producción es de 1.851 toneladas, el 25 por ciento del total andaluz. Esta actividad ocupa en la provincia a 299 personas que representan el 46 por ciento del empleo directo del sector en Andalucía y el 13 por ciento del empleo femenino en la acuicultura.

DESARROLLO DEL GUADALQUIVIR

Por otra parte, en Sevilla se apoyaron tres proyectos, uno de nueva construcción o ampliación, con una inversión de casi cinco millones y 2,5 millones de subvención, y dos de modernización y equipamiento, con una inversión próxima a 3,9 millones y una subvención de cerca de dos millones.

'El desarrollo de estas iniciativas ayudarán a que la acuicultura de las marismas de Guadalquivir actué como complemento o alternativa a los cultivos agrícolas, pudiendo llegar a ocupar un papel muy relevante en el desarrollo de su economía en estas zonas', matizó.

En la provincia de Sevilla hay una sola empresa que explota el único establecimiento autorizado y que desarrolla su actividad en 3.226 hectáreas destinadas a la cría y engorde de peces y crustáceos. Esta superficie representa un tercio del total dedicado a la acuicultura en Andalucía.

La empresa es 'Veta la Palma', que se ubica en el término municipal de Isla Mayor y linda aproximadamente unos 15 kilómetros con el Parque Nacional de Doñana. La principal especie que produce esta instalación es la lubina, que acapara el 71,2 por ciento. Le siguen lisas (12,5%), camarón (11,2%), corvina (3,4%) y anguila (1,5%), además de dorada.

La producción acuícola de la provincia de Sevilla procede en exclusiva de esta empresa, supone el once por ciento del total andaluz (786 toneladas). Este porcentaje y estas toneladas indican que la producción sevillana es equiparable e incluso superior en determinadas especies como la lubina, superando a provincias como Cádiz o Huelva.

También está por encima del resto de provincias en cuanto a la producción de anguila, corvina, lisa y camarón.

La actividad acuícola en Sevilla emplea a 55 personas, lo que supone un nueve por ciento del empleo directo del sector en Andalucía y el ocho por ciento del femenino.