Oceana y Fondazione Zegna denuncian la muerte de millones de corales en el Mediterráneo

Sábado, 15 Septiembre, 2007

Más de 200 especies de corales, gorgonias y anémonas viven en el Mediterráneo. Pese a que la mayoría de los corales formadores de arrecifes desaparecieron del Mediterráneo hace poco más de 5 millones de años, algunas especies han sobrevivido hasta la actualidad, como la madrépora mediterránea (Cladocora caespitosa). Los científicos destacan la gran importancia de esta especie, ya que la gran longevidad de estos arrecifes hace que los registros fósiles de coral y los ejemplares que aún existen permitan conocer la historia climática de este mar.

?Nuestro objetivo es conseguir que se adopten medidas, tanto regionales como internacionales, para conseguir frenar el declive de muchas especies de corales?, afirmó Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana Europa y autor de ?Los corales del Mediterráneo?, ya que ?solamente un 6% se incluyen en convenios internacionales, y un 1% se encuentran protegidos?.

El informe analiza las principales causas de las mortandades masivas que se están produciendo en los últimos años en las aguas mediterráneas de Italia, Francia y España, entre las que se encuentran el anómalo incremento de temperaturas, la extensión de las zonas cálidas y la prolongación de los periodos de temperaturas más elevadas. De las 18 enfermedades detectadas en corales de todo el mundo (como el blanqueamiento, la banda negra, la aspergillosis, etc.), dos de ellas se dan en el Mediterráneo: el blanqueamiento por la bacteria Vibrio shiloi y el sindrome fungo-protozoico.

Los corales que más se están viendo afectados por estas mortandades son las gorgonias rojas (Paramuricea clavata), gorgonias blancas (Eunicella singularis), gorgonias amarillas (Eunicella cavolini), gorgonias verrugosas (Eunicella verrucosa), corales rojos (Corallium rubrum), gorgonias sarmiento (Leptogorgia sarmentosa), madréporas mediterráneas (Cladocora caespitosa), corales taza (Balanophyllia europaea) y anémonas incrustantes amarillas (Parazoanthus axinellae).

Las previsiones sobre el impacto climático también prevén que en los próximos años se altere el pH del mar y la capacidad de los corales para construir sus esqueletos calcáreos se vea reducida entre un 40% y un 80% durante este siglo.'