Plan estratégico nacional, un escenario necesario para el desarrollo de la acuicultura española en el marco europeo

Viernes, 28 Septiembre, 2012

La nueva Política Pesquera Común (PPC), todavía en proceso de consulta, exigirá a finales de 2013 a los distintos países miembros la presentación de un plan plurianual estratégico para la acuicultura. Esta propuesta, que parte de la Comisión Europea, y se recoge en el reglamento de reforma de la ppc, se asienta en el compromiso por parte de ésta de dar un impulso a la acuicultura en Europa -estancada en los últimos años-, tratando con ello de subsanar los principales cuellos de botella que evitan su despegue, promover ese crecimiento de forma sostenible y hacerlo, por otra parte, de forma coordinada.

Bajo esta premisa medio centenar de expertos procedentes de la administración, el sector productor, los centros de I+D+I y agentes sociales se reúnen hasta hoy en Madrid. El objetivo, iniciar los trabajos para elaborar la Estrategia de Desarrollo Sostenible de la Acuicultura en España (EDSAE), punto de partida del futuro Plan Estratégico Nacional que se presentará a la Comisión Europea.

La presentación de este plan plurianual se muestra, asimismo, como una condición necesaria para poder recibir cualquier tipo de ayuda del fondo estructural e incluso la cuantía de esa ayuda. ¿Cómo se va a desarrollar ese plan plurianual en el caso de España? ¿Qué pasos se están dando en este sentido? ¿Qué se hubiera ganado de tener ya elaborado y presentado un plan estratégico nacional, ya sea para la acuicultura española en general o por subsectores? ¿Qué tenemos hasta este momento y qué posibilidades hay de que lleguemos en plazo con un plan que satisfaga a toda la acuicultura nacional? A día de hoy parece que hay más sombras que luces, y de ahí que desde IPac. planteemos este asunto que, en los próximos meses, sin duda, dará mucho que hablar.

En febrero de 2013 la Comisión concretará las directrices estratégicas sobre las prioridades comunes y sus objetivos para el desarrollo de las actividades acuícolas en la UE. Y a finales de ese mismo año los distintos estados miembros deberán presentar una planificación estratégica plurianual para el desarrollo de la acuicultura en la que se fijen los objetivos concretos que cada estado miembro quiere alcanzar y las medidas y actuaciones que se adoptarán y pondrán en marcha para su consecución.

En nuestro país hay muchas comunidades autónomas (donde recaen las competencias en materia de acuicultura) que han elaborado, o están en proceso de elaborar, algún tipo de planificación para el desarrollo y/o ordenación de su sector acuícola, ya sea en el marco de otros planes de ordenación rural o litoral o de manera exclusiva para esta actividad. En este contexto el Gobierno central debe definir de manera conjunta con las CCAA un escenario nacional para el conjunto del sector y coordinar la implementación de las actuaciones que permitan de forma individual y colectiva la consecución de los objetivos marcados. Desde IPac. nos preguntamos en este punto ¿cómo se plantea en el ámbito nacional la elaboración de esta planificación plurianual que deberá presentarse a la Comisión antes de que finalice el 2013?

Si retrocedemos en el tiempo se puede considerar al Libro blanco de la acuicultura española, elaborado durante los años 2000 y 2001 por el entonces Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, como el primer análisis en conjunto del sector acuícola español. Este trabajo recoge unas perspectivas de desarrollo del sector para el horizonte 2000-2006 e identifica toda una serie de propuestas de actuación específicas para cada uno de los ámbitos contemplados. El hecho de no contar con una planificación en la implementación de estas recomendaciones impide considerarlo como un plan estratégico, pero su espíritu, planteamiento y enfoque, están próximos a esta consideración.

Más recientemente, en el año 2007, a raíz de la demanda efectuada por el subsector de la piscicultura marina española, el Gobierno central inició los trabajos para la elaboración del denominado Plan Estratégico de la Acuicultura Marina Española (PEA). Los trabajos que se desarrollaron durante los años 2007 y 2008 y sus conclusiones, han sido objeto de numerosas revisiones, no pudiendo darse aún, en las fechas en las que nos encontramos por cerrado, a pesar de que fue presentado públicamente a finales del año 2011. Este trabajo representa el principal antecedente en lo que respecta a la planificación estratégica del sector, no existiendo referencias para los otros dos grandes subsectores de la acuicultura española, la acuicultura continental y la cría de moluscos (dos sectores con un gran peso económico y social en nuestro país).

EL PEA DE LA ACUICULTURA MARINA, MEJORABLE PERO YA UN COMIENZO

Como se ha señalado, el pasado mes de noviembre, durante el XIII Congreso Nacional de Acuicultura celebrado en Castelldefels, se presentó a los agentes del sector el PEA con el objetivo avanzar y presentar buena parte de sus contenidos e iniciar un debate abierto acerca de sus conclusiones y las actuaciones programadas a través de la página web del Ministerio para, una vez analizadas esas últimas aportaciones, dar paso a su presentación oficial e implementación. Algo que, a día de hoy, todavía no se ha producido y que quizás no ocurra si, como se prevé, se inician los trabajos para la elaboración de un plan estratégico nacional para el conjunto de la acuicultura española.

Tanques_

Nadie discute el enorme esfuerzo que se ha realizado en la elaboración de este PEA, que, recordamos, está destinado única y exclusivamente a la acuicultura marina de peces. Un plan que ha pasado por distintas vicisitudes desde el inicio de su elaboración; un momento, por otra parte, en que la situación económica y financiera era otra, lo mismo que las perspectivas y expectativas de crecimiento. Aún así, este PEA promovido por el anterior Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, a través de la Secretaría General del Mar, y elaborado por el Cetmar en colaboración con el sector, en concreto la Asociación de Productores de Cultivos Marinos de España -que representa prácticamente a la totalidad de la piscicultura de peces marinos- , y a pesar de las ulteriores revisiones para adaptarse a las circunstancias cambiantes, se marcó desde sus inicios un claro objetivo: "aumentar la competitividad y garantizar el liderazgo de la acuicultura marina española, optimizando los recursos en el contexto de la Unión Europea y considerando los requerimientos económicos, sociales, ambientales y sanitarios", tal y como se concreta en el propio documento; un objetivo que, perfectamente, podría ser extensible a la acuicultura nacional en general. Para alcanzar esa meta, en el plan se recogen 11 objetivos específicos, cuatro ejes estratégicos y 40 acciones dentro de un marco espacial bien definido con su partida económica correspondiente.

Dicho esto, todo parece indicar la necesidad de iniciar de forma inminente, los trabajos para la elaboración de un nuevo PEA para toda la acuicultura nacional, que revise el análisis y la planificación estratégica elaborada para la acuicultura marina de peces, e inicie los trabajos para elaboración de una estrategia similar para la acuicultura continental, la de moluscos e incluso otros subsectores emergentes, como puede ser el del cultivo de algas. Y con ello poder obtener una visión de conjunto del sector acuícola español y las actuaciones que permitan trabajar para la consecución del objetivo último, que no debe ser otro que el desarrollo sostenible del sector, a través de la mejora de su competitividad y la apuesta por la I+D+i, el refuerzo de los aspectos sociales y la consolidación de la excelencia de sus procesos y productos. En esta misma línea se manifestó, el pasado mes de mayo, la Comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación del Senado, al aprobar una moción presentada por el Grupo Parlamentario Popular "por la que se insta al Gobierno a elaborar un Plan Estratégico para la Acuicultura así como potenciar dicho sector productivo".

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE CONTAR CON UNA PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA?

La respuesta, en general, es que el sector empresarial de la acuicultura en España ha ido haciendo frente, como ha podido y con los medios que ha tenido a su alcance, a los distintos problemas que se le ha venido presentando desde sus inicios (que no han sido pocos: administrativos, jurídicos, de ubicación, de mercado, de imagen, etc.) en solitario y, en muchos casos, sin una implicación efectiva o una colaboración real por parte de las distintas administraciones. Lo ha hecho sin una hoja de ruta establecida; sin determinar a dónde se quiere llegar y, por supuesto, la manera de hacerlo. Esto es, ha carecido en todo momento de un planeamiento estratégico para promover y potenciar su desarrollo y en el que, como no puede ser de otra manera, es absolutamente necesario contar con la implicación y compromiso de todos los agentes que intervienen en el desarrollo de la actividad, -especialmente la administración competente, cuyas actuaciones en buena parte de los casos, ha supuesto un serio revés para su progreso-, para que, de lo que verdaderamente estemos hablando, sea de un planificación estratégica entendida como un programa de actuación en el que quede recogido y consensuado expresamente tanto los objetivos a alcanzar cómo las acciones concretas para lograr esos objetivos, y no, por el contrario, una mera declaración de intenciones.

También en esta misma línea, Javier Remiro, director gerente de la Fundación Observatorio Español de Acuicultura (OESA) perteneciente al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que ha participado activamente en la elaboración del PEA, afirma que para ese nuevo Plan Estratégico Nacional en ningún caso se partiría de cero, "debiendo tomarse como referencia los trabajos desarrollados con motivo del Libro Blanco y del PEA, que a pesar del tiempo transcurrido desde de su elaboración siguen teniendo plena vigencia, así como otros más recientes, realizados por la propia Fundación, como el informe "Evaluación de las actividades de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Acuicultura 1998-2010".

En este caso y ya con un PEA prácticamente finalizado, añade, "los trabajos realizados anteriormente nos permiten afirmar que partimos de una situación privilegiada, ya que tanto el sector como las administraciones implicadas, central y autonómica, están interesadas en potenciar el desarrollo del sector y en trabajar de forma conjunta para ello". Remiro también señala que, "si bien los distintos subsectores de la acuicultura nacional tienen problemáticas comunes y otras muy diferentes, el PEA para la acuicultura marina presenta una base metodológica sólida y consistente para la elaboración del nuevo plan para el conjunto del sector", destacando "su enfoque participativo y multidisciplinar".

Para el director gerente de la Fundación OESA, el plan estratégico plurianual solicitado por la Comisión a los EEMM "estará en plazo" en el caso de España y deberá plantearse, con independencia de las directrices o recomendaciones que indique la Comisión para su elaboración, desde la perspectiva de la sostenibilidad ambiental, social y económica del sector y del propio plan.

Segunda parte del artículo pulse aquí

Tercera parte del artículo pulse aquí