Sonora despega con la tecnología de recirculación

Jueves, 17 Febrero, 2011

No han pasado ni dos años desde que iniciamos un acuerdo de colaboración entre el IRTA y el Centro de Reproducción de Especies Marinas del Estado de Sonora (CREMES) perteneciente al Instituto de Acuacultura del Estado de Sonora (IAES) en Bahía Kino, a unos 120 kilómetros de la capital del estado, Hermosillo.

Iniciamos la andadura adecuando las instalaciones, modélicas para la producción de bivalvos, para la producción peces marinos, empezamos con el botete y se ha continuado con otras especies de interés como el pargo, el robalo o la totoaba. Sin embargo, cuando se inicia un proyecto de estas características es importante tener muy claros los objetivos, en este caso tanto los responsables del IAES como el personal técnico del CREMES, lo tenían y era poder controlar el proceso de la reproducción sin que factores externos incidieran. Después de valorar varias opciones, decidieron que el modelo de la recirculación era el más adecuado y que los sistemas SRA de nueva generación era lo que mejor se adaptaba a sus necesidades.

Decidieron apostar por la tecnología IRTAmar (Módulo Autónomo de Recerca IRTA) y tras todo un año adecuando nuestra tecnología a sus necesidades, trabajando codo con codo con sus técnicos, en un lugar de condiciones extremas con temperatura ambiente cercana a los 50ºC y con temperatura del mar con una oscilación de mas de 15ºC, este mes de enero hemos conseguido poner en funcionamiento el primer módulo autónomo de recirculación que adquieren para su centro.

sonora_irta

Un equipo del IRTA compuesto por Ricard Carbó y Joan Hierro, mas nuestro socio en la comercialización y experto en telecomunicaciones, Jorge Murria, de INGESOM (www.ingesom.com) se desplazó hasta el CREMES para finalizar el ensamblaje del equipo, que fue enviado en un solo contenedor totalmente montado y listo para su uso, la puesta a punto de las diferentes sondas y sensores y comprobar que las conexiones vía internet (podemos interactuar desde España on line) funcionaban.

Una parte muy importante de este proceso, la garantía del éxito en nuestro modelo de transferencia, es la formación y capacitación de los técnicos que va a operar los equipos, facilitando todo el conocimiento posible para que puedan interactuar en el control de los principales parámetros (flujo, oxígeno, temperatura, pH,...) y adecuarlos a cada especie y a cada parte del ciclo productivo, consiguiendo extraer el máximo provecho de la versatilidad que ofrece el IRTAmar. Con el módulo en marcha, los técnicos aprendieron el manejo y la manipulación de cada uno de los componentes, la adecuación de la programación a sus necesidades y la forma de interactuar y corregir las posibles desviaciones.

El CREMES ha apostado por un modelo de excelencia para la investigación, contrastado desde hace más de 10 años en el IRTA, que tras un proceso de mejora continua hace que nos hayamos situado en la versión 6 a partir del modelo original. Son muchas las mejoras que este nuevo IRTAmar proporciona pero, sin lugar a dudas, su principal avance es la capacidad de seguir adecuándose fácilmente a las condiciones experimentales o de producción lo que lo hacen único, la solución nace de la necesidad y se adapta a esta, conexiones inteligentes, software adaptado, componentes de última generación y total versatilidad.

sonora_irta2

Hace dos años hacíamos mención a la apuesta decidida que en Sonora, y en todo México, se hacía por la acuicultura de peces marinos y a la ilusión con la que iniciaban estos nuevos proyectos, hoy en día no sólo producen cantidades considerables de botetes y pargos de forma regular, sino que además se han propuesto liderar el proceso de innovación que esta actividad requiere y agradecemos la confianza que han depositado en los expertos y técnicos del IRTA para hacerlo realidad.