Unas 30 bateas quedan excluidas de la futura denominación del mejillón

Lunes, 27 Agosto, 2007

El motivo de este agravio comparativo no tiene nada que ver con la calidad o las garantías, que son las mismas que en el resto de las zonas aceptadas de Galicia. Es simplemente que hace siete años, cuando se solicitó a Bruselas la concesión del sello no había bateas en aguas de Corme ni en las de Baiona. Después de que se instalaran, nada se cambió en el texto de solicitud. Y si no hay ningún retraso en esta larga tramitación, antes de fin de año ya habrá denominación de origen para el mejillón gallego, pero no para Corme y Baiona.

A pesar de esta exclusión, el presidente del Consello Regulador do Mexillón, Ramón Dios, asegura que ninguno de los depósitos de estas zonas tendrá problema para adherirse al distintivo en cuanto haya entrado en vigor. «Una vez en funcionamiento, si los productores lo solicitan, creo que no habrá ningún problema para que en Bruselas se reconozca este derecho, porque el tratamiento y la producción cumple todos los requisitos», explica Ramón Dios.

A día de hoy está pendiente que el Consejo do Mexillón convoque un pleno en el que se apruebe la forma en que se ha redactado el pliego de condiciones establecido por Bruselas. Actualmente se han analizado las alegaciones presentadas por los mejilloneros -algunas de ellas rechazan incluso la totalidad del texto-, pero según señala Ramón Dios, la única alegación que puede progresar será una que solicita más representación de los productores en el consejo.

Pasado ese trámite, y publicada la denominación en el boletín de la Unión Europea, sólo quedaría remitir el texto del reglamento a la Xunta para que sea publicado en el diario oficial de la comunidad.